fbpx
Obstetricia

Obstetricia

 

La Obstetricia evalúa y controla constantemente el embarazo hasta que llegue el momento del parto, manteniendo las condiciones adecuadas durante todo el periodo de gestación de la mujer. También estudia todas aquellas complicaciones que puedan surgir durante este, como las enfermedades gestacionales, para evitar todo tipo de riesgo y manteniendo siempre el mejor cuidado a la madre y al bebé durante toda su formación , crecimiento y desarrollo.

¿Qué pruebas realiza el obstetra?

Lo primero que se hace durante la primera visita al obstetra es un análisis de sangre y de orina. Esto se realiza para descartar problemas como infecciones urinarias, diabetes o enfermedades consanguíneas.

Lo siguiente será solicitar una ecografía. Durante los meses siguientes se irán realizando más pruebas y ecografías, hasta la última etapa del embarazo. A partir de la semana 36 las visitas se realizarán de forma más regular, ya que el parto será inminente.

 

¿Qué clase de complicaciones suelen ser las más comunes?

Parto prematuro
Se llama parto prematuro a aquel que se produce antes de las 37 semanas de gestación. Puede deberse a diferentes causas, entre ellas el embarazo múltiple o el consumo de sustancias no recomendadas. También puede ocurrir si la madre tiene problemas de presión arterial, si hay alteraciones en el feto o incluso debido a problemas de estrés.

Sufrimiento del feto
El sufrimiento fetal se origina por un problema en el intercambio de oxígeno entre la madre y el bebé a través de la placenta. Suele ocurrir en aquellos casos en los que el cordón umbilical se enrosca alrededor del cuello del feto. De igual forma, es muy común que se dé en casos de parto múltiple, infecciones o mala posición intrauterina. Si se soluciona a tiempo, el recién nacido no tiene por qué experimentar secuelas, pero de no ser así puede provocar su muerte o lesiones irreversibles.

Posición fetal complicada
Puede ocurrir que el bebé se encuentre en una posición complicada dentro del útero. La más común es la posición transversal, ya sea de nalgas, rodillas o pies. Si en el momento del parto el bebé no se ha movido, lo más probable es que se realice una cesárea. En caso de que el bebé se haya girado en el último momento y el tamaño de la pelvis de la madre lo permita, será posible dar a luz de forma natural. Muchas mujeres prefieren un parto natural antes que una operación, pero es necesario priorizar. La salud y la vida del bebé deben ser tu prioridad en el momento de dar a luz.