fbpx
Ecografía

Ecografía

 

La ecografía ha demostrado ser una técnica muy asequible, totalmente inofensiva tanto para la madre como para el feto. Esta técnica de diagnóstico utiliza ondas de sonido de alta frecuencia para crear una imagen de los órganos internos. Durante el curso del embarazo, suele realizarse una ecografía de exploración para controlar el crecimiento normal del feto y verificar la fecha de parto. También es posible que se realicen ecografías en varios momentos del embarazo por diferentes motivos.

Se realiza de las 11 a 13.6 semanas de embarazo, es una ecografía importante, desde el punto de vista médico, en la valoración de un embarazo. Se trata de una pieza clave en la detección de anomalías cromosómicas.

Las anomalías cromosómicas se producen cuando hay alguna alteración en los 46 cromosomas del bebé (23 heredados del padre y otros 23 de la madre). El riesgo aumenta con la edad de la madre, sobre todo a partir de los 35 años. El amplio rango de anomalías cromosómicas, conduce a fetos no viables que usualmente se abortan en el primer trimestre. Sin embargo, las pequeñas variaciones del patrón normal llevan al nacimiento de niños con diferentes tipos de defectos o malformaciones (síndrome de Down, síndrome de Turner entre otros)

Esta ecografía se realiza entre las 20 y 25 semanas,  sirve para diagnosticar posibles malformaciones del feto. Los últimos equipos con implementación de tecnología avanzada permiten captar imágenes de excelente resolución. Este estudio permite:

  • Comprobar la existencia de todos los órganos fetales y sistemas como el nervioso, digestivo, respiratorio, musculo esquelético,etc.
  • Se descartan anomalías en la estructura anatómica.
  • Se analiza el cordón y placenta que son parte importante del feto en estudio.
  • Cálculo de peso, talla y medidas completas serán reportados en este estudio avanzado.
  • En el caso desafortunado de encontrar malformaciones, se informa a los padres de las posibles consecuencias y los métodos que existen para ampliar o confirmar el diagnóstico.

La ecografía Doppler es una ecografía en color que permite evaluar el flujo sanguíneo en cualquier arteria o vena. Es de especial relevancia para el estudio del cordón umbilical, la circulación cerebral y cardíaca fetal, así como la circulación uterina. La información obtenida a través del Doppler nos aporta información muy útil relacionada con el crecimiento fetal.

¿Qué revela esta ecografía?
Es totalmente inocua e indolora tanto para la madre como para el bebé y ofrece datos muy importantes en un embarazo. Los datos más relevantes que permite analizar son:

  • Permite evaluar y medir el flujo sanguíneo de las válvulas y las cavidades del corazón del bebé, de esta manera, se puede determinar si su corazón está funcionando correctamente.
  • Se pueden analizar las arterias del útero de la madre (arterias uterinas). Esto es muy importante en el caso que la madre presente hipertensión en el embarazo o en el caso de que haya un retraso del crecimiento intrauterino del bebé para poder determinar las causas y actuar según las mismas.
  • Permite ver el flujo sanguíneo de las arterias umbilicales del feto, de esta manera se puede saber si el flujo sanguíneo que llega al bebé es correcto, y por lo tanto también si lo son los nutrientes y el oxígeno que recibe el feto.
  • Permite ver el flujo sanguíneo de las arterias cerebrales del feto, de esta manera se puede saber el grado de progresión de un problema de crecimiento fetal.

La ecografía Doppler también es muy útil para controlar los embarazos en los que la madre presenta hipertensión, diabetes, problemas en la placenta o el cordón umbilical, retraso en el crecimiento, sufrimiento fetal, o malformaciones cardíacas del bebé.

La ecografía 4D es una técnica que permite realizar una captura de imagen del feto mostrándonos, en tiempo real, lo que sucede en el interior del útero. Gracias a la tecnología podemos ver gestos o muecas del bebé (bostezos, sonrisas, parpadeo, etc.) que una ecografía en 3D serían imperceptibles ya que la 4D, a diferencia de la anterior, incorpora movimiento a la imagen tridimensional. Además, la ecografía 4D permite ver con bastante calidad la morfología del feto.

Aunque es posible realizarla desde el principio de la gestación y hasta el final de la misma, la época óptima es a partir de las 26 semanas y hasta las 31-32. En gestaciones avanzadas la imagen obtenida no es tan nítida ya que el bebé tiene un tamaño mayor y la cantidad de líquido amniótico es menor. Por tanto, se recomienda realizar esta prueba antes del tercer trimestre.

Ventajas:

  • La aparición de la ecografía 4D ha supuesto una revolución en el mundo de la obstetricia y el control prenatal. A nivel médico permite diagnosticar tempranamente algunas anomalías y deformaciones, lo que genera en la madre y en su entorno una mayor confianza y tranquilidad para abordar el embarazo.
  • En el caso de los embarazos múltiples, la ecografía 4D permite realizar un mayor control sobre el desarrollo de los bebés, así como estudiar la interacción de varios fetos en el interior del útero materno.
  • Las ecografías 4D pueden tener un importante impacto emocional y psicológico en los futuros padres ya que durante la prueba éstos ven a su hijo sonreír, parpadear, bostezar o responder a ciertos estímulos en tiempo real, lo que refuerza el vínculo afectivo con él.

La ecografía 5D es considerada el último avance en las ecografías de diagnóstico. La ecografía 5D es muy similar a la ecografía 4D, es decir, es un tipo de ultrasonido que permite captar imágenes tridimensionales en movimiento y en tiempo real del feto dentro del vientre materno. No obstante, la diferencia entre la ecografía 4D y 5D está en que gracias a las ecografías 5D podemos obtener imágenes más nítidas y con mayor resolución, al mismo tiempo que se establecen tonos de sombras que aportan un aspecto más realista de la cara y el cuerpo del bebé.

En general, se recomienda hacer las ecografías 5D al principio del tercer trimestre de embarazo, es decir, entre las semanas 24 y 30, para obtener las mejores imágenes. A partir de este momento, ya podremos distinguir su cabeza, sus extremidades y los rasgos de la cara. El estudio no requiere ninguna preparación en particular. La ecografía 5D es un estudio no invasivo y no requiere preparación previa.